Ruidos Molestos en el condominio: Conoce las multas y sanciones que se aplican

18/11/20 - Categoría: Vida en Comunidad

Los ruidos molestos son unos de los principales causantes de conflictos en los condominios y edificios. La ley de copropiedad contempla algunas normas para la convivencia y cada condominio tiene su reglamento. También hay mucho de sentido común.

Vivir en comunidad significa pensar en los otros copropietarios al momento de usar los espacios. El sonido de reparaciones, música a alto volumen y organización, por ejemplo, siempre va a escapar de las paredes de los departamentos y provocar ruidos.

¿Qué es un ruido molesto?

La ley debe cumplir con un parámetro de objetividad, por ende, la determinación de un ruido molesto se realiza según un criterio técnico y no subjetivo. La ley establece ciertos límites máximos de emisión de ruido, que marcan la frontera entre lo legítimo y lo ilegítimo, es decir, entre un ruido aceptable y uno molesto.

Tal como se menciona anteriormente, en las zonas residenciales, el ruido máximo no debe exceder de 55 decibeles entre las 07:00 y las 21:00 horas, ni de 45 decibeles entre las 21:00 y las 07:00 horas. Es así como las municipalidades están facultadas para regular de manera particular, por medio de ordenanzas, los ruidos molestos producidos en la respectiva comuna.

Para entender mejor cómo calcular los decibeles, acá van ejemplos de menor a mayor ruido:

·        Conversación normal: 40 decibeles en promedio.

·        Aspiradora: 70 decibeles en promedio

·        Motocicleta: entre 100 y 110 decibeles

·        Discoteca: 120 decibeles.

Decibeles máximos de sonido en zonas residenciales

Actualmente, los decibeles máximos que puede tener un sonido para las zonas residenciales es de 55 decibeles en horario de 7 a 21 horas. En tanto, en el horario de descanso (de 21 a 7 horas) es de 45 decibeles, según el Decreto 38 del Ministerio del Medio Ambiente del año 2011.

Cabe destacar que el Decreto 38 representa la norma de emisión de ruidos molestos generados por fuentes fijas, entregando los niveles máximos permitidos de emisión sonora generados por fuentes fijas.

Multas y Sanciones por ruidos molestos

Según la Ley N° 19.537 sobre Copropiedad inmobiliaria, la sanción por ruidos molestos en horas de descanso puede llegar a 3 UTM ($50.674 aprox. Cada una), pero el tribunal puede elevar al doble este monto en caso de reincidencia.

Es importante tener claro que, tanto el infractor como el propietario de la casa o departamento, serán responsables del pago de estas multas e indemnizaciones. Las denuncias las pueden hacer tanto el comité de administración, como el administrador o cualquier persona afectada ante el Juzgado de Policía Local respectivo, y dentro de los tres meses siguientes a su ocurrencia. También, se puede hacer la denuncia ante Carabineros, quienes, según sus atribuciones, derivarán el procedimiento ante el juez de Policía Local.

Es fundamental, por lo tanto, entender que cada edificio o condominio cuenta con un reglamento de copropiedad que –generalmente- contempla multas en caso de ruidos molestos que afecten a los vecinos en horas de descanso, y los reclamos pueden ser canalizados entonces a través del comité de administración.

¿Qué pasó durante la pandemia?

Pese a lo que podría pensarse, durante la pandemia (con cuarentena y toque de queda), los ruidos molestos no disminuyeron. Desde el inicio de la emergencia sanitaria que provocó en nuestro país la llegada del coronavirus, las denuncias por ruidos molestos, y por consiguiente, las multas por este motivo, aumentaron y llegaron a niveles históricos.

Según el diario La Tercera, los partes por ruidos molestos sumaron a junio 2020 más de 3.900, relacionados a músicas altas y festejos en residencias particulares. Los fines de semana fueron los días que más infracciones se cursaron, acumulando el 66% de los partes por ruidos molestos entre viernes sábado y domingo, y específicamente en las noches, entre las 00:00 y las 03:59 horas.

Hoy, pese a que el Coronavirus aún no tiene vacuna y siguen aumentando los casos (en menor grado), se espera que los vecinos sean responsables, y que sepan vivir en conjunto, haciendo prevalecer el respeto mutuo y la empatía.

Servicios inmobiliarios y de internet Mi conserje, S.A