La Chicha versus el Terremoto

17/09/17 - Categoría: HogarTiempo LibreVida en Comunidad

En nuestro Blog hemos querido profundizar en un nuevo conflicto que no es precisamente la cueca versus la cumbia o el reggeaton, sino una pelea aún más difícil: la trastienda entre los bebestibles infaltables del 18 de septiembre; uno representativo  y que  es parte de nuestra historia, y otro que es la vanguardia y moda. La chicha versus el terremoto. ¿Quién ganará? Leyendo el siguiente artículo tal vez pueda resolver esta duda.

Chicha versus Terremoto, la opinión de los expertos

Don Mario Rivas es dueño de “Las Pipas de Einstein”, local que tiene hace 30 años en la esquina de las calles Einstein con Guanaco en la comuna de Independencia. Él es de Chillán y se vino a Santiago para vender vinos.

Actualmente trabaja los pipeños y la chicha, y nos cuenta que “la importancia de la chicha en Chile, tanto como la de los vinos pipeños, es que son productos artesanales.

La chicha está ligada a la idiosincrasia del chileno, es parte de la vida de los chilenos. Es un trago que parte en la vendimia misma con la molienda de la uva y al moler la uva, ese jugo es la chicha. Además que la Chicha va de la mano en con el folclor chileno” señala don Mario.

La creciente popularidad del Terremoto

Pero para saber si la chicha ha perdido terreno con el terremoto, don Mario aclara que “el terremoto ha entrado muy fuerte, porque es un trago nuevo.  Este trago hace 20 años atrás no estaba. Entonces le ha quitado un poco de importancia a la chicha”.

También comenta que ha ido cambiando la connotación de chicha, porque “antes la tomaban nuestros abuelos, nuestros bisabuelos y así, pero bebían otro tipo de chicha que no es la que se vende hoy en día. Nuestros abuelos en el campo o en Santiago mismo, tomaban la chicha fermentada, que era una chicha alcohólica que le llamaban chichón”.

“Recordemos que la chicha es jugo de uva que fermenta y lo hace con todas las impurezas de la vendimia; restos de hollejos hasta pepas  quedan muchas partículas en suspensión que quedan en el líquido; y esa chicha uno la deja un mes, dos o tres meses decanta,  y eso significa que las partículas en suspensión producto de la molienda, se aconcha y forma abajo una especia de borra. Nosotros cuando almacenamos la chicha, sacamos todo lo que se acumula, la borra eso no se vende”.

Asimismo, don Mario sigue recordando que “la chicha, en esa época, se vendía mucho en la cantinas y en los bares.  Usted se tomaba dos cañas  (vaso de ¼ de litro o de 250cc) y una persona se emborrachaba; en cambio hoy en día los tiempos han cambiado, desde que la mujer empezó a trabajar, gana su dinero y tiene autoridad.  La chicha la pide la mujer, porque les gusta los tragos dulces, le gusta la chicha dulcecita, que en lo posible que no tenga alcohol”. Recalca don Mario.

Este año: ¿Chicha o Terremoto?

Mauricio Gajardo es administrador de “La Piojera” hace 6 años, local clásico del centro de Santiago y afirma que “los extranjeros que vienen a La Piojera vienen a buscar el Terremoto, el negocio está enfocado a él. Igual les llama la atención el color de la chicha, medio anaranjado; y acá en el negocio se mezcla la chicha con el pipeño, lo que llamamos Chichón.  Además le agregamos  naranja”.

Para don Mario “el terremoto entró muy fuerte debido a que se prepara la mitad con helado de piña, la otra mitad lleva vino pipeño blanco, más granadina arriba que es dulce, es un refresco sin alcohol, todo ese conjunto de sabores, esas mezclas, le dan un sabor especial y su apariencia es muy atractiva. A las mujeres le encanta este trago, y nosotros los hombres, viendo a la mujer feliz, somos felices también. El fenómeno del terremoto parte hace como 15 años atrás, comenzó lentamente y se fue expandiendo, porque  el que prueba un terremoto vuelve por otro y lo recomienda”.

“En el negocio se popularizó el Terremoto y ahora es el trago nacional. La Piojera es el lugar donde más se consume el Terremoto; en cambio la chicha hace unos 10 años bajó considerablemente en relación al terremoto. La chicha es muy delicada, fermenta mucho, ya no es como las chicha antiguas y los chicheros son muy pocos. El terremoto acá es 97% y 3% de chicha, incluso ahora en septiembre”, añade.

¿Qué prefieren los chilenos: chicha o terremoto?

Durante el año pasado la encuesta Adimark arrojó que el 70% de los encuestados se inclinó por el terremoto como el trago que más identifica a los chilenos y la piscola y la chicha compartieron el segundo lugar con un 52%.

En cuanto al Terremoto versus la chicha, don Mario dice que “el terremoto con la chicha están jugando de igual a igual, pero el terremoto va en un 60% y la chicha en un 40%”. El año pasado, en Las Pipas de Einstein, su negocio, se vendió más vino pipeño para hacer terremoto, pero igual se agotó la chicha de manzana, por ejemplo, ya que según don Mario viajan hartos sureños a Santiago.

El origen del Terremoto

Respecto al posible origen del Terremoto, don Mario nos cuenta que “una vez estaban unos extranjeros tomando vino pipeño con helado; y en ese instante vino un sismo muy fuerte, se empezó a mover la tierra y ellos dijeron por lo que bebían, esto sí que es un terremoto y lo relacionaron con el trago”.

Es bueno entender qué es un vino pipeño.  Don Mario indica que “es un vino de pipa, un vino artesanal, un vino bruto, ese es un vino pipeño. Un vino sin aditivos; un vino que no es de guarda y es de corta duración.

En “La Piojera”, la preparación del Terremoto es el clásico vino pipeño con helado de piña, pero en este local histórico del centro de Santiago también tienen variedades de Terremoto, por ejemplo, con Ferné que es más amargo;  con granadina que es más dulcecito y que es el más común ahora, y también está la versión con menta que se llama Maremoto.

El dueño de las Pipas de Einstein indica que ellos venden chicha todo el año, y los turistas lo agradecen.  “Tengo 4 tipos de chicha: uva blanca moscatel de Alejandría, chicha de uva negra país, chicha cocida dulcecita; chicha del sur de Chile, que es la chicha de manzana (que se hace desde Concepción a Chiloé) y la quinta chicha es la Torontel, que es de uva blanca. Ésta última chicha sigue siendo a la antigua, es más alcohólica y fermentada, y la toman mucho los sureños. Entonces el concepto de chicha ha variado, sigue siendo la misma chicha, pero  antiguamente era alcohólica y hoy es más dulce”.

Conclusión

En esta pelea no hay ni ganadores ni perdedores, en este artículo repasamos dos visiones y cuando ya se empieza a sentir en el ambiente, ese olor dieciochero, tendrá que elegir chicha o terremoto.  Pero recuerde, si va a conducir, no beba. ¡Felices Fiestas Patrias!

Servicios inmobiliarios y de internet Mi conserje, S.A