El peligro del aire contaminado dentro del hogar

Los especialistas insisten en que la ventilación es clave. Pese al frío o a la lluvia, es necesario cambiar el aire del ambiente dentro de los hogares. Pero no basta con eso, hay que tener precaución con los artefactos que se utilizan dentro del hogar.

En Chile no existe una normativa que regule los contaminantes dentro de los hogares. Pero hay sustancias que son nocivas como, por ejemplo, el cigarrillo.
Pese a que es de público conocimiento el daño que produce, todavía hay personas que fuman dentro de sus domicilios, especialmente cuando se evita ventilar para no perder el calor generado por los artefactos.

Tomando estas medidas se contribuirá a respirar un aire más limpio dentro del hogar, sobre todo en invierno que es cuando también se suma la contaminación exterior.

¿Puede ser la contaminación intradomiciliaria tan peligrosa como la contaminación externa?

La doctora María Guacolda Benavides, especialista en enfermedades respiratorias de Clínica Universidad de los Andes, indica que “en general, el humo del cigarrillo afecta a todos por igual, aunque los grupos más susceptibles son los niños, adultos mayores y otras personas que padezcan de alguna enfermedad respiratoria o cardiaca crónica”.

Pero el doctor Fernando Saldías, especialista en enfermedades respiratorias de la Red de Salud UC CHRISTUS, también alerta sobre otros contaminantes a los que se está expuesto en casa:

  • La calefacción (sobre todo estufas a parafina o leña y los braseros a carbón).
  • La cocina doméstica (especialmente la cocina a leña con pobre ventilación, empleadas en el sur).
  • El consumo de cigarrillos en ambientes sin ventilación; el uso de productos domésticos que presentan emisiones atmosféricas (solventes como insecticidas, fungicidas o termicidas).
  • Sistemas de aire acondicionado sin mantención adecuada.
  • El polvo en suspensión que proviene del exterior, especialmente en las ciudades con alta contaminación atmosférica como Santiago, Temuco y Coyhaique.
  • Además las estufas tradicionales a parafina son las que presentan las mayores emisiones de monóxido de carbono y material particulado fino.

La doctora María Guacolda Benavides, especialista en enfermedades respiratorias de Clínica Universidad de los Andes, aconseja para prevenir la contaminación en el hogar. Primero, dice, hay que “evitar el uso de calefacción contaminante. De no tener otra opción que no sea estufas a parafina, asegurarse de no hacerlo en espacios cerrados y sin ventilación”. También afirma que hay que hacer una mantención periódica a sus sistemas de calefacción y calefont. Por supuesto que también destaca la importancia de “ventilar las habitaciones”.
A la hora de la limpieza, recomienda “humedecer paños para sacar el polvo o para limpiar el suelo, con la finalidad de no levantar tantas partículas”. Por último, llama a “no fumar dentro de la casa, inclusive patio o terrazas”.